Nunca pensé en dedicarme a la música: Chetes

Nunca pensé en dedicarme a la música: Chetes

1301485.jpg

 

Tanto en la banda Zurdok como en su carrera en solitario, el artista mexicano Chetes ha construido una sólida trayectoria, pero en una entrevista con Efe, acerca de su último disco, “Stereotipos”, confesó que nunca creyó que podría ser un músico profesional.

“Nunca pensé en dedicarme a la música, pero la vida me llevó a eso”, señaló en una entrevista telefónica Luis Gerardo Garza Cisneros, más conocido como Chetes dentro de la música alternativa mexicana.

“Me dejé llevar, me sedujo la música”, añadió el artista al recordar cómo por “intuición” y “corazón” finalmente decidió consagrar su vida a componer canciones.

Chetes (1979, Monterrey) se encuentra en estos momentos promocionando “Stereotipos”, álbum que ha sido editado en México y Estados Unidos y con el que actuará el próximo domingo en el festival Vive Latino de Ciudad de México.

El artista apuntó que la génesis de este disco surgió de componer por el simple “placer” de crear, lo que le llevó a desarrollar unas 30 canciones con una “mezcla interesante de estilos”.

De hecho, el título del álbum “hace énfasis en la pérdida de estereotipos”, de manera que Chetes no se preocupó por perseguir tal o cual estilo, sino por “hacer la mejor música posible” y por darle a cada canción “lo que estaba pidiendo”.

Así, explicó que en “Stereotipos” trató de buscar un “sonido orgánico” ya que, en su opinión, las tecnologías de producción y edición en los estudios se han perfeccionado tanto que “se ha perdido un poco la parte natural de la música”.

“Nadie canta y toca perfecto”, afirmó Chetes, quien argumentó que “Stereotipos” es un disco que “se escucha relajado” ya que no trató de “afinar cada palabra, cada sílaba”.

En el álbum hay canciones rítmicas y divertidas como el sencillo “Agujero Negro”, que compara “un viaje espacial que te lleva a lo desconocido” con lo que sucede en las relaciones románticas.

En cambio, “Éxtasis Ultra Deluxe” incorpora elementos electrónicos, mientras que “Flotar” adopta un tono de balada clásica de rock.

Respecto al apartado lírico, Chetes explicó que en “Stereotipos” pudo abordar “cosas más personales y directas”, sin ser “tan abstracto” como en anteriores trabajos.

Como ejemplos mencionó las canciones “Ella”, de aire reggae y que está dedicada a su hija, y “Nosotros Dos”, el tema más íntimo del álbum y que canta a dúo con su esposa, Carmella.

Desde la “honestidad” de haber hecho un disco que es, en sus palabras, “una cápsula” que recoge diferentes estilos y resume toda su trayectoria, Chetes rememoró sus comienzos musicales cuando siendo un niño empezó a tocar la guitarra.

En los años 90 formó parte de la banda Zurdok, con la que publicó discos como “Hombre Sintetizador” (1999) y que perteneció a la Avanzada Regia, un movimiento musical que agrupaba a diferentes artistas de Monterrey.
En 2006 lanzó su carrera en solitario con “Blanco Fácil”, al que seguirían “Efecto Dominó” (2008) e “Hipnosis” (2010).

Inmerso en diferentes proyectos como Mexrrissey, que fusiona la música mexicana con las canciones de Morrissey, el exvocalista de The Smiths, Chetes apuntó que lo que más le atrae es la composición y la producción, no “los viajes” y “la fama” del rock.

“Lo que más me interesaba era hacer música de la nada”, indicó Chetes, quien aseguró que esa es “la gasolina” que lo ha llevado hasta aquí.

Comments

comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: