EL DIA QUE MURIO LA MUSICA

Hoy se cumple mas de medio siglo del fatal accidente, conocido popularmente como ‘el día que murió la música’. Así lo denominó Don McLean en su célebre canción ‘American Pie’, cuya letra se inspira en el suceso, un cúmulo de infortunios envuelto todavía hoy en un halo de enigmas y sospechas.

Buddy Holly había roto con su banda, The Crickets, y su necesidad de dinero era de acción rápida . Junto a otros jóvenes figuras que fueron Ritchie Valens y Jiles Perry Richardson, más conocido como The Big Bopper,  organizó una ajetreada serie de conciertos que había de llevarle por 24 ciudades del medio oeste americano en sólo tres semanas. El tour se prometía extenuante, pero aún había cabida para intercalar una repentina actuación en el Surf Ballroom de Clear Lake, Iowa, la noche del 2 de febrero.

El popular cantante,  había rentado una pequeña avioneta (a $36 dólares por persona) luego de que el autobús en el que viajaban sufrió fallas en la calefacción (cosa que les hacía imposible viajar ante el terrible frío invernal). Así que los tres decidieron compartir gastos y usar el avión para emprender el viaje hacia Fargo, Dakota del Norte, la siguiente parada de su gira Winter Dance Party.

la bamba 2

Waylong Jennings, músico acompañante de Holly, le cedió su lugar al “Big Bopper” pues tenía gripa y fiebre. Holly le dijo a Jennings en tono de burla: “Bueno, ¡espero que tu viejo camión se congele!”. Jennings le respondió: “Bueno, ¡espero que tu avión se estrelle!”. Esta inocente broma entre amigos, perseguiría a Jennings por el resto de su vida, fue algo que jamás se pudo perdonar.

Ritchie Valens, que jamás había volado en un avión le pidió al otro músico de Holly, Tommy Allsup, que le cediera su lugar. Allsup lo dejó a la suerte y echaron un volado. Valens ganó el lugar y Allsup sin saberlo conservó su vida. A Dion, el líder de los Belmonts, le ofrecieron un lugar en el avión pero los $36 dólares le parecía un gasto excesivo  porque era lo mismo que pagaba de renta por la casa de sus padres.

De esta manera, los tres cabezas de cartel se subieron a la avioneta pilotada por un joven de 21 años llamado Roger Petersen. Como Moorhead no tenía aeropuerto, el avión volaría hasta Fargo, que se encontraba a tan solo 16 kilómetros del destino. Los cuatro años de experiencia del piloto no fueron suficientes para luchar contra el clima adverso y la nieve. La avioneta no llegó a Fargo, pero sí a las portadas de los diarios. Se estrelló poco después del despegue, derrapó 150 metros y chocó contra una valla electrificada, provocando la muerte de los cuatro pasajeros y conmocionando a un joven repartidor de periódicos.

bamba

Big Bopper                                        Buddy Holly                                    Ritchie Valens

Doce años después, una canción recordaría este fatídico accidente. El tema era ‘American pie’ y su autor e intérprete, Don McLean, aquel joven  que repartía diarios. Así recordó el cantante la importancia que tuvo el suceso: “Para mí, la muerte de Buddy Holly fue una tragedia personal. Siendo niño, con quince años, no sentía que a la gente le importara tanto. Iba al colegio, lo mencionaba y me decían: ‘¿Y qué?’ Así que llevé conmigo ese anhelo, por decirlo de alguna manera, esa tristeza rara que me supera cuando veo su álbum ‘The Buddy Holly story’, porque fue mi último álbum de Buddy antes de que muriera”.

 

 

Comments

comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: