Las 10 mejores portadas en vinilos de rock, jazz, soul y pop

Con la recuperación del vinilo han resucitado las portadas; esas maravillosas tarjetas de visita que invitan al viaje que se esconde dentro de un disco. Dan forma a algo tan imposible de definir como lo es la música y cuando son buenas nace el mito.

Chet (1959) 

chet_baker_1959.jpg

Chet Baker 

Fue uno de los más brillantes trompetistas pero también personificó en vida los clichés de un músico de jazz.  Adicto a la heroína desde muy joven, sus días terminaron trágicamente en la ciudad de Ámsterdam en 1988. Lejos de ser pretenciosa, esta portada, simboliza muy bien a Baker: un extraño lugar entre la melancolía, la delicadeza y la soledad.

In the court of the Crimson King (1969) 

in_the_court_of_the_crimson_king_1969_.jpg

King Crimson 

Realizada por Barry Gogber, la portada explica a la perfección la música de la banda británica liderada por Robert Fripp. Una mezcla de psicodelia, rock progresivo y profunda melancolía. La portada lo deja bien claro; el grito existencial del hombre esquizoide. Todo un símbolo de la época.

Abbey road (1969) 

2._the_beatles-abbey_road-interior.jpg

The Beatles

El diseñador John Kosh fue el ideólogo de la archiconocida imagen. Pude haber escogido Sgt Pepper’s, la gran vaca sagrada de las portadas, pero ésta siempre me gustó más. Y sobre todo la leyenda urbana sobre la muerte de Paul McCartney. Según la historia el bueno de Paul falleció en noviembre de 1966 y tiene un doble desde entonces. A pesar de editar Let it be después, éste fue el último disco grabado por los Beatles y ellos mismos se encargaron de dejar pistas a los fans sobre el pertubador secreto. Por eso, en esta portada, Paul (o su doble) tiene los ojos cerrados, un cigarro en su mano derecha (a pesar de que era zurdo) no lleva zapatos y es el único Beatle que tiene el pie derecho por delante, símbolo de difunto en las culturas orientales. También está la matrícula del Volkswagen escarabajo que se ve detrás…”28 IF”, que puede dar a entender “28 años si estuviese vivo”.  Verdad, mito, leyenda… perfecto para mi santuario.

Bitches Brew (1970) 

bitches_brew_1970.jpg

Miles Davis

Mati Klarwein fue el autor (también de la famosa Abraxas de Santana). Pura energía negra que simboliza la ruptura y sinergias a las que apuntaba Davis con éste álbum: el nacimiento del jazz-rock.

Let´s get in on. (1973)

lets_get_in_on._1973_0.png

Marvin Gaye 

Es difícil elegir entre ésta y la de What´s going on. A pesar de que su vida privada comenzaba a desmoronarse por las drogas y la ruptura con su esposa, Marvin Gaye disfrutaba de su mejor momento artístico. La foto de la portada y las imágenes del interior fueron tomadas en las sesiones de grabación del álbum por el fotógrafo Barry MoellerMarvin estaba reinventando el soul y la portada refleja bien su lucha creativa y la batalla contra sus demonios particulares.

Led Zeppelin IV (1971) 

led_zeppelin_iv_1971_.jpg

Led Zeppelin  

Este famoso álbum sin título tuvo su inspiración en una vieja lámina de un anciano cargando leña que había comprado Robert Plant en una chatarrería de Reading, Inglaterra. En esa lámina Plant vio los tintes folk y esotéricos que tanto gustaban al grupo. A la imagen del viejo con leña le añadieron un moderno edificio. La mezcla de lo viejo y lo nuevo. En el interior del álbum, el ermitaño iluminando con su candil y por primera vez los símbolos que definían a cada miembro del grupo. Esoterismo, misterio y viejas leyendas celtas. La carcasa perfecta para alojar una joya que se convertiría en un tótem del rock n´roll.

Animals (1977) 

maxresdefault.jpg

Pink Floyd

Hipgnosis fue un estudio de diseño británico creado en 1968 por un colectivo de diseñadores gráficos y son los responsables de algunas las más emblemáticas portadas del rock. Entre ellas ésta. La central eléctrica londinense Batthersea Station fue la protagonista de la portada inspirada en la fábula de George Orwell, Animal Farm. Para la sesión de fotos inflaron un globo gigante de helio en forma de cerdo que hicieron flotar enfrente de la fábrica. Una fabulosa metáfora que ilustraba a la perfección el concepto del disco. Al igual que en la fábula política de Orwell, las castas de la sociedad están representadas por animales: perros, como representantes de la ley, cerdos como mandatarios y obejas como peones. Un brillante ataque a la sociedad de consumo.

Sticky fingers  (1981) 

sticky_fingers_1981_.jpg

Rolling Stones 

Poco más se puede decir de esta portada. Una bragueta que incluía una cremallera real. Sexy, transgresora, original. Diseñada por Andy Warhol con los Rolling Stones en su interior. La ecuación perfecta.

Thriller (1982) 

thriller_1982.jpg

Michael Jackson

La foto es simple: Michael Jackson acostado con traje blanco y en el interior del vinilo posa con un cachorro de tigre. Nunca está en ninguna lista de mejores portadas pero ha sido la más impresa de la historia. A mí me encanta. La quinta esencia de los años 80.

Nevermind (1991) 

nevermind_1991.jpg

Nirvana

Los talentosos Hipgnosis y en concreto el diseñador Storm Thorgenson fue el responsable de esta imagen que dio la vuelta al mundo. Todo un ejercicio de poesía y cinismo. La inocencia de un bebé sumergido en el agua contrasta con el dólar que persigue y se convierte en una imagen perturbadora. Una sociedad materialista que se descompone. Punk en la portada y un nuevo punk, llamado grunge, en la música de Nirvana. Simple, coherente, redonda. Un 10.